Las prótesis mamarias no producen cáncer

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, con la finalidad de crear conciencia de la importancia de estar atento a esta enfermedad que cada vez acaba con más vidas. Por esta razón, cada uno de nosotros tiene la obligación de vigilar la salud de su cuerpo, sobre todo con este mal que puede ser vencido si se detecta a tiempo.

Nuestro cuerpo es como una máquina, y las máquinas requieren cuidado y mantenimiento. Comencemos con una alimentación balanceada, que contenga frutas y vegetales ricos en vitaminas y minerales, que nos ayuden a potenciar nuestro sistema inmunológico. Tampoco olvidemos autoexplorarnos para detectar cualquier anomalía perjudicial, y visitemos a un médico si sospechamos que algo anda mal.

Mucho se ha hablado de que las prótesis de silicona o de solución salina causan cáncer de mama o traigan otros problemas de salud, pero en la actualidad se ha descartado esta teoría debido a que ningún estudio científico lo haya demostrado.

No existen datos que demuestren relación entre silicón y cáncer. Incluso, en el mercado se venden múltiples prótesis de silicón para otras partes del cuerpo y no se ha conseguido ninguna relación con otras enfermedades tumorales o autoinmunes. De cualquier manera, se recomienda a pacientes con enfermedades inmunológicas severas, no se sometan a este tipo de intervenciones.

Si en tu familia hay antecedentes de cáncer de mama, debes tener cuidados especiales por tu historia familiar, independientemente de si te colocas unas prótesis.

Vale recordar que las prótesis mamarias colocadas por delante del músculo pueden dificultar los estudios mamográficos comunes, pero si se hace detrás del músculo facilita la exploración ecográfica al distender la glándula. Se recomienda acudir a realizar estas exploraciones a radiólogos experimentados en patología mamaria.

Reconstrucción de mamas

Con frecuencia, las pacientes que sufren de cáncer de mama se someten a una mastectomía para eliminar los tumores. La cirugía plástica ofrece a estas mujeres la posibilidad de reconstruir su mama, con lo que mejora su aspecto psicológico, vuelve a encontrarse atractiva y ayuda a sentirse ya curada. Esta operación es una de las más seguras y gratificantes para la paciente gracias al desarrollo de nuevas técnicas.

Con la reconstrucción mamaria se recrea una mama de aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón, también se elimina la necesidad de llevar prótesis externas de relleno y se rellena el hueco y la deformidad que puede quedar en el tórax.

La cirugía de reconstrucción de la mama, aunque presenta riegos como cualquier procedimiento, tiene resultados definitivos y permite a las mujeres llevar una vida absolutamente normal.