Cirugía plástica más segura

"Una exhaustiva evaluación integral ayuda al paciente a enfrentar el estrés operatorio y permite al equipo médico prevenir cualquier situación agravante, al tener conocimiento de las condiciones funcionales del organismo del paciente."

Dr. Franz De Armas

Médico Intensivista - Miembro del Equipo Médico del Dr. Palencia

Hasta la más sencilla intervención quirúrgica requiere de una serie de pasos que dentro de la medicina constituyen un requiisto imprescindible para cuidar la integridad física del paciente. Es la evaluación preoperatoria, la que permitirá al equipo médico tomar desde las más simples hasta las más complejas previsiones a la hora de llevar al paciente al quirófano.

No debe menospreciarse cuando hablamos de cirugía plástica esta evaluación previa, pues por tratarse de un asunto estético muchas veces se le da poca importancia al conocimiento de los antedentes clínicos y del funcionamiento armónico del organismo del paciente.

Obviar o ignorar algún padecimiento podría poner en peligro de muerte al paciente, pues al someterse a la anestesia general siempre existirá un porcentaje de riesgo; sin embargo, una buena orientación y la aclaratoria de la importancia de exámenes especiales, le dará también al aspirante de cirugía plástica la educación que requiere para ir siempre seguro y prevenido al quirófano.

Para aclarar estas interrogantes en torno a la evaluación previa, el Dr. Franz de Armas, médico internista e intensivista de la Clínica Sucre y el Hospital General del Sur en Maracaibo, expondrá lo que toda persona debe conocer y afrontar cuando ha tomado la decisión de operarse, para que sea también capaz de pedir a su médico tratante que lo cumpla.

Recomienda Franz de Armas: "tanto el equipo médico como sus familiares y el paciente deben comprender que se debe realizar una adecuada evaluación preoperatoria, pues es así como existen posibilidades de llevar casi a cero el nivel de inexistencia de complicaciones"

¿Qué importancia tiene la evaluación preoperatoria del paciente cuando se somete a una operación de cirugía plástica? Evaluar integralmente a un paciente que va a ser sometido a cualquier cirugía es un hecho de suma importancia, pues toda intervención quirúrgica representa un riesgo por muy sencilla que sea.

Debe evaluar a profundidad las condiciones previas del paciente, pues la cirugía no sólo representa una incisión sobre su anatomía sino que en el momento en que esto ocurre se convierte en un desafío porque el cuerpo humano experimentará una gran carga de estrés desarrollando respuestas y reacciones que deben contraponerse a situaciones subyacentes de enfermedade, de no tenerse conocimiento de ellas se generarán condiciones agravantes para el paciente.

Un interrogatorio a fondo, un examen físico completo y pruebas de laboratorio que permitan tener una impresión previa, así como descartar y dejar constancia de enfermedades como la hipertensión, diabetes o evaluar el funcionamiento para tomar las precauciones y ayudar al paciente a enfrentar el estrés en el momento de la cirugía.

¿Cuál es el objetivo de esta indagación del funcionamiento del organismo antes de la intervención? El objetivo es tratar de indentificar factores de riesgo a los que pudiera enfrentarse el paciente, y así tomar en cuenta todas las previsiones al momento de la cirugía de tal forma de minimizar las posibilidades de complicaciones y definir un plan quirúrgico que permita obtener el resultado feliz luego de la realización del acto quirúrgico que no es más que la corrección de la situación que se quiere resolver y la reinserción o la recuperación port-operatoria normal del paciente.

¿Qué debe investigarse en el paciente sano antes de ir a pabellón? ¿Existe una rutina preoperatoria especial en cirugía plástica? No existe acto quirúrgico inocuo o sin riesgo. Cuantas veces hemos visto que una persona que se realiza un simple pinchazo en su pie y por tener una condición previa de diabetes mellitus no identificada, es persona termina con una apuntación. Esto significa que en el momento en que se realiza una incisión puede que su sistema inmune este deprimido o afectado, o su sistema respiratorio, circulatorio o urinario no esté adecuado, por tanto no puede subestimarse en nungún tipo de cirugía un examen exhaustivo, lo ideal es realizarse tres tipos de evaluaciones previas, de manera integral.

El médico internnista recogerá sus antecedentes patológicos con una historia clínica, con un buen examen físico evaluará su sistema cardiovascular, respiratorio y otros elementos asociados a su organismo. La evaluación cardiovascular establecerá la reserva funcional cardíaca del paciente y descartará alteraciones; y por últimom la evaluación preanestésica establecerá el riego quirúrgico que ha determinado la Asociación Americana de Anestesiología, donde asumen valores que van en puntajes y poe este medio se determina el riesgo ASA. La clasificación 1 es perfecto, una ASA 5 es caso extremo, de alto riesgo, en estos casos se recomienda no practicar la cirugía.

¿Con una adecuada evaluación preoperatoria se garantiza la minimización de los riesgos operatorios? Aunque con una completa evaluación preoperatoria existen posibilidades de llevar casi a cero la existencia de complicaciones, tanto los pacientes como sus familiares y el equipo médico, deben estar conscientes de que siempre existirá un riesgo y que la valoración preoperatoria nos permitirá identificar situaciones riesgosas que evantualmente puedan presentarse a fin de corregirlas o manejarlas durante la intervención o después de la misma.

Muchas veces la evaluación la asume el cardiólogo, el anestesiólogo o el internista ¿está bien que lo haga uno de ellos o todos? Lo que quiero destacar es que la evaluación debe ser integral, si es un especialista de cuallquiera de las áreas tiene la capacitación suficiente para hacerlo está garantizada la valoración integral, hay cardiólogos internistas que practican la medicina interna y está muy bien; pero sabemos que hay cardiólogos que solo trabajan con esta especialidad, entonces la valoración debe practicarse por dos profesionales. El médico internista valora integralmente a los pacientes, incluyendo la esfera cardiológica, y es esta valoración holística la que debe tenerse en cuenta porque es un requerimiento básico para poder llevar con total seguridad y previsión a un paciente al quirófano, con un balance exitoso en el post-operatorio.

El médico internista recogerá sus antecedentes patológicos con una historia clínica. A través de un completo examen físico evaluará su sistema cardiovascular, respiratorio y otros elementos asociados a su organismo.